Gestoria Henares jubilación

El TEAC (Tribunal Económico Administrativo Central), mediante Resolución 00/7195/2016 de fecha 05/07/2017, se ha pronunciado a favor de una reclamación de los jubilados de Telefónica que han cotizado a su Mutualidad con anterioridad al 1 de enero de 1979.

Dicha resolución, a favor de los jubilados de Telefónica, puede ser equiparable a la situación del colectivo de empleados de Banca que cumplan los mismos requisitos de cotización a la Mutualidad Laboral de Banca.

Hasta el año 1979, todos estos empleados aportaban mensualmente a la Mutualidad Laboral de Banca o Telefónica, cantidades destinadas a cotizar para su futura jubilación, sin ser deducibles de la Base Imponible del IRPF. Solo a partir del 1 de enero de 1979, fecha en la cual dichas Mutualidades se integran en el Régimen General de la Seguridad Social, es cuando comienzan a ser deducibles.

Por tanto, la cuantía de la prestación por jubilación que ahora perciben, está conformada tanto por cotizaciones a la Mutualidad, que no fueron deducibles en su día, como por cotizaciones a la Seguridad Social, que sí lo fueron, y sin embargo, está tributando como rendimientos del trabajo en sus declaraciones de Renta, al 100%.

Así, la Resolución del TEAC que nos ocupa, establece la posibilidad de reducir la tributación de la actual pensión de jubilación, en la cuantía proporcional en la que ésta esté conformada por cotizaciones a la Mutualidad anteriores al 01/01/1979.

Y puesto que en muchos casos es imposible conocer la cuantía de dichas aportaciones, se aplica la Disposición Transitoria Segunda de la Ley 35/2006 del IRPF, en la cual se establece que si no pudiera acreditarse la cuantía de las aportaciones que no hayan podido ser objeto de reducción o minoración en la base imponible, se integrará el 75% de las prestaciones por jubilación percibidas, es decir, podrá reducirse la tributación de la pensión, en un 25% de la misma.

Aun así, dicha reducción será calculada por la Agencia Tributaria, una vez sea solicitado por el contribuyente, basándose en la información que éste le facilite.

Desde Gestoría Henares, les animamos a solicitar, antes del 2 de julio de 2019, la rectificación de las últimas 4 declaraciones de la Renta no prescritas: 2014 a 2018, puesto que Hacienda deberá devolverles los importes tributados en exceso. En caso de hacerlo en fecha posterior, podrán solicitar la devolución de los años 2015 a 2018.

Si desean que nosotros les facilitemos los trámites, no tienen más que proceder del siguiente modo:

1.- Soliciten a RRHH de su Banco (o Telefónica), un Certificado de Cotizaciones a la Mutualidad Laboral de Banca (o Telefónica), en el que indiquen, como mínimo, la fecha en la que se incorporaron al Banco (o Telefónica) y el periodo por el cual estuvieron cotizando a dicha Mutualidad.

2.- Soliciten un Informe de Vida Laboral a la Tesorería de la Seguridad Social

3.- Una vez dispongan de ambos documentos, pónganse en contacto con nosotros AQUÍ y/o solicítennos directamente presupuesto, desde AQUÍ.

.

Acude a Gestoría Henares. Nosotros no hacemos clics.

Gestoría Henares Renta_2015_Emocion_salto_mar_entre_rocas

#Renta2018 #AcudeatuGA #SIGA

.

Gestoría Henares jail

En otras ocasiones los contribuyentes tratan de localizar una parte relevante de su patrimonio en sociedades de su titularidad. Es lo que la AEAT denomina “remansamiento de rentas“.

En principio no habría problema si la titularidad y el uso de dicho patrimonio se encuentra amparado en su correspondiente título jurídico y se ha tributado conforme a la verdadera naturaleza de dichas operaciones.

Sin embargo, no deja de existir un riesgo asociado al remansamiento de rentas en estructuras societarias, dado que en ocasiones se manifiesta una cierta confusión entre el patrimonio del socio y de la sociedad.

De hecho, la AEAT ha venido observando las siguientes conductas contrarias a la norma que podrían llevar aparejadas contingencias regularizables (y por tanto, sancionables) en los Impuestos de la Renta, Sociedades, IVA y Patrimonio:

  • La sociedad es titular de la vivienda habitual y/o secundarias y medios de transporte, siendo el socio quien dispone de ellos, sin estar amparado en ningún contrato de arrendamiento o cesión de uso.
  • La utilización por el socio de un bien de la sociedad (generalmente una casa, un vehículo, una embarcación o una aeronave) se ampara jurídicamente en la existencia de un contrato de arrendamiento o cesión de uso. En estos supuestos, la AEAT analizará los contratos formalizados, para resolver si existiendo un contrato, la valoración de la cesión es correcta conforme al artículo 18 de la LIS.
  • La sociedad es quien satisface determinados gastos entre los que se encuentran los asociados a dichos bienes (mantenimiento y reparaciones) y otros gastos personales del socio (viajes de vacaciones, artículos de lujo, retribuciones del personal doméstico, manutención, etc.).

Y las conductas más graves:

  • Aparentar contratos de arrendamiento entre socio y sociedad, incluso en ocasiones pretendidamente acompañados de una prestación de servicios propios de la industria hotelera, para intentar amparar la deducción de las cuotas de IVA.
  • Compensar en sede de la sociedad interpuesta los ingresos con partidas de gasto, como los antes mencionados, no afectos en modo alguno al ejercicio de la actividad profesional por parte del obligado tributario y que se corresponden con gastos o inversiones propias de su esfera particular.

.

Gestoría Henares carta

La Administración tributaria ha publicado recientemente una Nota Informativa dirigida a contribuyentes y asesores, para indicarles las pautas necesarias que seguir para facilitar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias y advertir de aquellas conductas que la AEAT considera contrarias al ordenamiento jurídico, en el caso de actividades profesionales ejercidas por una persona física a través de una sociedad; lo que se denomina “sociedad interpuesta”.

Así, la AEAT reconoce la posibilidad de que la prestación de servicios profesionales se lleve a cabo por la persona física en su propio nombre, o bien mediante la constitución de una sociedad profesional a la que prestará sus servicios. Ambas formas de organizar la prestación de servicios profesionales son a priori legales, sin perjuicio de que las rentas que se obtengan por los contribuyentes deberán someterse a tributación atendiendo a la opción escogida en cada caso, puesto que las consecuencias fiscales de una u otra son diferentes.

Sin embargo, la constitución de sociedades profesionales a través de las cuales el contribuyente realiza supuestamente su actividad, se ha venido utilizando en el pasado para reducir de manera ilícita la carga fiscal (elusión de la práctica de retenciones, aplicación del tipo del Impuesto sobre Sociedades en lugar del IRPF, remansamiento de rentas, etc.)

Por ello, la AEAT ha llevado a cabo procedimientos de comprobación de determinadas circunstancias de dichas sociedades para, con su análisis, determinar si el contribuyente está llevando a cabo o no una correcta tributación. Estas circunstancias son las siguientes:

  • Si los medios materiales y humanos a través de los que se prestan los servicios (o realizan las operaciones objeto de comprobación) son de titularidad de la persona física o de la sociedad.
  • Si se da el caso de que tanto la persona física como la sociedad tienen medios materiales y humanos mediante los que poder prestar los servicios (o realizar operaciones), si la intervención de la sociedad en la realización de las operaciones es real.

Del análisis de estas circunstancias, la AEAT puede obtener los siguientes casos:

1.- La sociedad carece de estructura para realizar la actividad profesional que se aparenta realizar al no disponer de medios personales y materiales suficientes y adecuados para la prestación de servicios de esta naturaleza, o bien teniéndolos no ha intervenido realmente en la realización de las operaciones.

Nos encontraríamos en este caso, ante la mera interposición formal de una sociedad en unas relaciones comerciales o profesionales en las que no habría participado en absoluto, especialmente teniendo en cuenta el carácter personalísimo de la actividad desarrollada.

En estos supuestos, la respuesta dada por la Administración tributaria ha consistido en ocasiones en la regularización, acudiendo a la figura de la simulación definida en el artículo 16 de la Ley General Tributaria.

2.- La entidad dispone de medios personales y materiales adecuados y ha intervenido realmente en la operación de prestación de servicios.

En este caso, la AEAT debe analizar a continuación la correcta tributación de este tipo de operaciones; es decir, si dichas prestaciones se encuentran correctamente valoradas conforme a lo previsto en el artículo 18 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS).

Cuando la Administración tributaria detecte la incorrecta valoración, la reacción consistirá en la regularización y, en su caso, sanción de aquellos supuestos en los que exista una ilícita reducción de la carga fiscal en alguna de las partes vinculadas derivada de una incorrecta valoración de las operaciones.

.

(continuará)

.

Posted by: Gestoría | 04/04/2019

Requisitos para que un gasto sea deducible fiscalmente

Gestoría Henares factura1

Para que un gasto sea deducible fiscalmente deben de cumplir los siguientes requisitos:

  •    Contabilización: se deben imputar contablemente a la contabilidad de la empresa, autónomo o profesional.
  •    Justificación: se deben justificar, de forma prioritaria, mediante la factura entregada por el empresario o profesional que haya realizado la correspondiente operación o mediante el documento sustitutivo emitido con ocasión de su realización que cumpla en ambos supuestos los requisitos señalados en la normativa tributaria. La factura deberá cumplir los requisitos recogidos en el Real Decreto 1619/2012,de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación (Reglamento de facturación).
  •    Imputación: con carácter general se deben imputar en el período impositivo en que se devenguen. En la norma se recogen, entre otras, dos excepciones que permiten imputar fiscalmente los ingresos y gastos en el período impositivo en el que se hayan contabilizado, siempre que de ello no se derive una tributación inferior a la que hubiere correspondido si se hubiera imputado en el período de su devengo. Son las siguientes excepciones:
    • Los gastos contabilizados en un período impositivo posterior al de su devengo.
    • Los ingresos contabilizados en un período impositivo anterior al de su devengo.
  •   Correlación con los ingresos: deben realizarse en el ejercicio de la actividad con el objetivo de obtener ingresos, sin que tengan la consideración de liberalidad, en cuyo no caso no sería deducible.

En resumen, únicamente tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles a efectos del Impuesto aquellos gastos contables que correspondan a operaciones reales, estén correlacionados con la obtención de ingresos, estén debidamente contabilizados, hayan sido imputados temporalmente con arreglo a devengo y estén debidamente justificados y siempre que no se trate de gastos no deducibles expresamente indicados en el artículo 14 y 15 del TRLIS.

.

Older Posts »

Categorías